Skip to content

Ahorcado

Jueves,23 febrero, 2012
tags: ,

Llamó a su mujer por teléfono para despedirse.
Ella no estaba sola, se encontraba con familiares pasando la tarde. Una tarde como otra cualquiera hasta ese momento. Y, precisamente eso fue lo que hizo que la cosa no pasara a mayores.
Su cuñado abrió la puerta de la nave, la nave cuyo alquiler debe desde hace ya un año, y cuyo propietario le había pedido ayer que la dejara.
Y en ese preciso instante lo vio saltar, dar el paso que lo dejó colgando de la cuerda.

Llegó a punto de sujetarlo por las piernas y mantenerlo en el aire suspendido, y así  esperar a que llegase ayuda.

No es un relato, es real.

Hoy se lo contó una sobrina a mi mujer, a quien también debe dinero.  No a ella, a la asesoría donde trabaja, como a los proveedores, la seguridad social, puede que hasta a alguno de los trabajadores que en su momento tuvo…
Las cosas estan mal, muy mal.

Y uno no puede dejar de pensar cuanta gente puede llegar a encontrarse en esa situación. Y si te puede llegar a ti en algún momento.
Y entonces dudas de qué es mejor, si buscar un modo de ganarte la vida por ti mismo, o volver a buscar un trabajo cuyas condiciones cada vez se asemejan más a la explotación sin derecho siquiera a quejarse.

Lo paradójico es que ahora duermo mejor que nunca.

2 comentarios leave one →
  1. Viernes,24 febrero, 2012 10:18

    Te comprendo muy bien.
    Por un lado, lo tremendo de la situación, todas las víctimas y lo profunda de las heridas que, precisamente por serlo, tratamos de no profundizar demasiado en el día a día, para sumirnos en la total desesperación, y que ésta nos impida mantener la esperanza necesaria, para seguir tirando… porque hay que tirar. Por otro lado, cada vez se evidencia más todo. Urbanizaciones despobladas, casas vacías, desmanteladas, locales cerrados, etc. Es tremendo eso de “dormir a pierna suelta hoy”, porque nos habla de la vida tan tremenda que hemos ido creando, distorsionando al ser humano, tratando de mecanizarlo. Físicamente, unos mejor que otros y a rrastras a veces, vamos tirando, pero mentalmente, estoy convencida, desde hace mucho tiempo (porque he padecido mi particular crisis personal y todo lo que vivimos, yo ya lo he practicado) el padecimiento del ser humano, por lograr mantener unos ritmos, condiciones y exigencias del todo anormales, van a acabar con el ser humano en sí mismo. Dicho en otras palabras, el ser humano va a ser ser su propia víctima y verdugo.
    Lamentablemente, todo lo que ahora aprecias, apreciamos, y la dualidad imposible a la que aspirar (sentirte bien, y tener trabajo) es algo que se nos olvida, tan pronto como, cambia de nuevo nuestra situación, y los que tienen trabajo, se centran en lo negativo (que no digo que no sea) de tenerlo, y los que no lo tienen, a pesar de “dormir mejor”, no tienen qué comer o dónde dormir…
    Un mundo de locos…

  2. Viernes,24 febrero, 2012 10:19

    Perdón por alguna errata: no releí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: