Skip to content

Tiempo

Domingo,8 mayo, 2011

Se me hace difícil volver a escribir después de tanto tiempo.

No se trata de que no haya sucedido nada. Al contrario, han sucedido muchas cosas. Pero creo que han sucedido en mi vida, no en mi cabeza, y por eso no he sentido la necesidad de sacarlas a la luz, de escribirlas, de liberar espacios…

Tengo 11 hras del día ocupadas por el trabajo, no necesariamente trabajando contínuamente, pero sí me aíslan de cualquier otra cosa. Hasta físicamente. Estoy en un recinto rodeado por el mar en un 80%. Y cuando salgo de ahí, tengo que aprovechar el tiempo que me queda.

Y una consecuencia fue alejarme de este mundo. Alguna vez, durante estos meses, en momentos puntuales, volví a asomarme, a echar un vistazo, y me di cuenta de que todo cambió. Hay blogs que han desaparecido, otros se han abandonado, otros han cambiado de nombre… Algunas personas han cambiado  su actividad, se pasaron a otros canales como twitter, facebook… A mí no me gustan, exigen demasiado tiempo y no me gusta exponer mi vida tan abiertamente y tan en directo. Así que siento que he perdido cosas, amistades, conocidos… y cuando digo siento, es que lo siento de verdad. De los que siguen “localizados” sigo siguiéndoles. No a diario, evidentemente. Eso hace que cuando quiero comentar en algún blog, por cercanía, por estado de ánimo, por dar apoyo, etc, una fuerza extraña me paraliza los dedos en cuanto los acerco al teclado. Y no escribo lo que me gustaría escribir en ese momento.

Y mientras tanto, Mario crece. Muy rápido. Y también siento que, en cierta medida, se me escapa un tiempo que no quiero echar de menos más adelante. Así que intento aprovecharlo al máximo, porque el niño que era hasta ahora está desapareciendo, y quiero vivir intensamente estos momentos. Así que estamos juntos todo el tiempo posible, hablamos, jugamos, discutimos, nos reímos, compartimos…

Tiempo.

He tenido unos días libres. El trabajo extra me lo pagan con dinero y con tiempo. Antes prefería el dinero, sentía que les fastidiaba más darme dinero que días libres. Ahora no me importa que me paguen con tiempo. He ido a buscarlo al colegio, y en lugar de venir a casa a comer nos íbamos los dos sólos a un sitio diferente cada día hasta la hora de volver a clase. He disfrutado  ese tiempo como nunca.

Tiempo.

Me hace falta tiempo.

Para él, para ella, para nosotros, para esto.

Para todo.

4 comentarios leave one →
  1. Domingo,8 mayo, 2011 09:17

    Yo creo que esa reflexión, salvando las diferencias, es algo que se repite en más de uno de los que te leen. La necesidad de tiempo. El tiempo es lo más preciado que tenemos, y hasta que no te das cuenta, tratas de atesorar otras cosas… materiales. Disfruta del que te queda para los tuyos. Es fundamental.
    Un beso.

  2. Victoria permalink
    Domingo,22 mayo, 2011 14:48

    Tiempo. Siempre tiempo en vez de dinero. Y más si, como dices, Mario está despidiéndose de una etapa y entrando en otra. No debes perdértelo. Y lo otro… ¡bah! Ya habrá momentos…😉

  3. Jueves,7 julio, 2011 22:33

    Buenas! Sé a lo que te refieres. He estado alejada de la blogosfera mucho tiempo, y a mi regreso he podido comprobar que las cosas han cambiado, que algunos ha desaparecido, o relegado a un último puesto el blog, pero es normal, los tiempos cambian, las necesidades cambian, las personas cambian.

    Por otra parte no creo que sea incompatible un blog con las redes sociales, respeto que no te gusten, pero no deja de ser otra forma de estar en contacto con la gente, de contar lo que nos pasa y de liberar nuestras cabezas.

    Obviamente el tiempo que se dedica a “ésto” se pierde de hacer otra cosa, y hay cosas irreemplazables, como ver a Mario crecer y atender a los tuyos.

    Besitos.

    PD: Antes me llamaban Joder-Que-Estress😉

  4. Salomé permalink
    Martes,2 agosto, 2011 19:22

    El tiempo es oro, Juan. Todo el tiempo que puedas dedicar a lo verdaderamente importante es riqueza para ti y para los tuyos. En el uso del tiempo, debemos ser profundamente egoístas y atender en lo posible nuestras propias necesidades -pero las auténticas, no los sucedáneos que ahora nos ofrecen envueltos en lujoso papel de colores- Yo anduve un tiempo por las redes, pero ahora he decidido tomarme “un tiempo” para mí. Un beso, amigo.
    PD. Al final, todo retorna a la raíz… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: