Skip to content

Bendito atardecer

Jueves,18 febrero, 2010

Hoy he acompañado a mi padre al hospital a realizarse la prueba que había quedado suspendida cuando ingresó de urgencias estas navidades pasadas. En la sala de espera había periódicos, folletos, revistas… en un montón descolocado por el uso de las personas que a lo largo de la mañana las hojearon, mientras esperaban a que fueran atendidas las personas a las que acompañaban. Como también hice yo.

En lo alto del montón había una revista, un semanal, con una foto en blanco y negro, NataliaVerbeke, desnuda, ligeramente cubierta por una sábana.

Un titular:  BENDITO AMANECER. Seis mujeres comparten con nosotros sus horas más íntimas en el despertar de 2010.

La revista era del 3 de Enero.

Pero a mí me llamó la atención otro titular: ¿QUIEN MANDA EN NUESTRA VIDA?. Cómo de las peores experiencias surgen oportunidades.

Cogí la revista y la abrí por este último reportaje. Se trataba de la primera entrega de una serie de tres  sobre personas que,  tras experiencias traumáticas, supieron ver una oportunidad para madurar.

Cuando nuestras circunstancias son insoportables es cuando nos atrevemos a reflexionar y a cambiar.

Frases que salpicaban el reportaje.

Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo la última de sus libertades: su actitud personal frente al destino.

Otra.

Victimismo, miedo a mirar dentro, evasión… Esto es insostenible. Nadie puede huir eternamente de sí mismo.

En la película a la que hice mención en mi entrada anterior, además de las frases transcritas, hay otro razonamiento del compañero del protagonista que es el desencadenante de toda la trama.

“Una persona puede cambiar de lugar, de apariencia, de vida… pero hay algo de lo que no puede desprenderse jamás: de sus pasiones”.

Hoy he relacionado ambas cosas.

He pasado por un momento difícil en mi vida personal (de ahí nació este blog). Y lo he ido superando gracias a una de mis pasiones, (entre otras cosas).

Por eso tengo esto un poco abandonado.

Todos los días lo miro y lo remiro, queriendo escribir algo. Pero no me sale. Mi tiempo se va en leer los de los demás y en darle forma a otro blog que dedico a una de “mis pasiones” olvidadas: la fotografía.

Y con ello, las salidas a cazar imágenes. Porque las imágenes se cazan, como los animales. Cuando entras en un bosque, en un campo, los animales están ahí, aunque no los veas. Cuando abres los ojos, las fotografías están ahí, las imágenes están ahí. Sólo hace falta verlas y disparar.

Algunos sólo vemos moscas, perros, gatos…  A veces una vaca, un caballo. Otras nos vamos a un zoológico para asegurarnos que los veremos.

Pero otras veces te aparece de la nada un ciervo, un jabalí, un oso… de improviso. Y el corazón se te acelera, y te paras y dejas de respirar, para que el animal no se vaya y te deje mirarlo durante más tiempo.

Cuando cazas una imagen especial sientes lo mismo.

Pero tenemos más imágenes alrededor que animales, y eso, en vez de hacernos la cosa más fáciles, nos lo pone más difícil. Hay que estar atento a todo y saber ver dónde está la foto buena.

Algunos lo conseguiremos alguna vez, otros nunca, otros casi siempre. Pero eso importa poco. Lo que importa es  que le da sentido a tu vida, que te aleja de los problemas cotidianos, que te mueve la ilusión de conseguir esa imagen que llevas años imaginando.

5 comentarios leave one →
  1. Jueves,18 febrero, 2010 17:52

    Querido J:
    No me importa nada, esperar días, incluso semanas (bueno, esto un poco más) para leer una entrada como la de hoy, y poder contemplar una imagen como la que nos muestras.
    Lo que escribes, cómo lo escribes, las conclusiones, me transmiten mucha paz, sabiduría, aceptación, verdad, y todo ello, me gusta, me emociona… sí, mucho.
    Me gustan tus reflexiones, creo que entiendo tus silencios y disfruto leyéndote cuando crees que tienes algo importante que decir.
    Es así, la vida es así… Muchos caminos, y uno debe elegir cuál es el suyo, con cuál acertará… y muchas veces, lo emocionante es la travesía, más que el lugar de encuentro. Y también muchas veces, uno debe encontrar esas imágenes especiales, durante una parte del camino, que considera equivocado y ya no puede retroceder…
    También reparé en esa frase de la película… Esa película, para mí, tiene un significado determinante, especial.
    Te mando un beso, sólo uno.

  2. Victoria permalink
    Sábado,20 febrero, 2010 15:37

    Me parece estupendo que cada vez tengas menos ganas de escribir si eso significa que aquel estado de tu espíritu ha cambiado para mejor. La fotografía del cielo, preciosa. Un besito.

  3. barrenado permalink
    Sábado,20 febrero, 2010 23:52

    La foto impresionante, ya quisiera yo cazar algo así.

    • Domingo,21 febrero, 2010 00:19

      También yo quisiera, Barrenado, pero la fotografía mía es la segunda, nada más.

      • barrenado permalink
        Jueves,25 febrero, 2010 20:55

        También, no lo pudo negar, pero en realidad me refería a la segunda, je je je je.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: