Skip to content

Fraude

Viernes,1 enero, 2010

Soy un fraude, un engaño, una mentira.

Esta tarde, después de hablar con mi mujer por segunda vez de mi decisión, ya que no se creía que hablara en serio, se lo dije a Mario.

– Hoy no voy a cenar con vosotros, ¿te importa?

– No, no me importa. Lo haces porque el abuelo está en el hospital, ¿verdad?, porque no quieres dejar a tu padre solo.

– No exactamente. Verás, yo no me puedo quedar allí. Después de que cene, yo me tengo que ir del hospital. Es que no me apetece.

– Entonces sí me importa.

– ¿Qué quieres decir?

– Que quiero que cenes con todos.

No hubo mucho más que hablar. Me tragué mi orgullo y cambié de decisión, no sin un gran esfuerzo. Me pareció un razonamiento tan adulto para un niño de 7 años que no me encontré con fuerzas para dar más argumentos.

Cuando estaba en el hospital recibí una llamada de mi mujer, Mario estaba llorando porque yo le había dicho que no iba a cenar con ellos. Como ella no le convencía de lo contrario, quería que se lo dijera yo, pero por detrás le oía decir a él que no quería hablar con un mentiroso.

Luego le llamé yo para aclarar las cosas antes de pisar la casa. Todo había sido un malentendido. Al dejarlos en casa de mis suegros, de camino al hospital, dio por hecho que no volvería por allí.

Es posible que si me hubiera mantenido en mi primera decisión y no le hubiera aclarado su idea de por qué no iba a cenar, nada de esto habría pasado.

Ahora siento que no he sido fiel a mí mismo, que he hecho daño a un niño, que mi hijo me tiene por mentiroso, que no tengo ninguna credibilidad cuando tomo una decisión que afecta a más personas que a mí mismo, y que soy el “rey de los malosentendidos”.

Buena manera de acabar el año.

Ahora, aquí estoy, esperando la cena, con los insufribles programas de la tele de fondo, que seguirán a lo largo de toda ella, para luego esperar las inevitables campanadas y seguir esperando hasta la hora de volver a casa para poder pasar mis impresiones del último día del año al blog.

Aunque, para entonces ya será el primero del año que empieza.

7 comentarios leave one →
  1. Salomé permalink
    Viernes,1 enero, 2010 03:30

    Bienvenido al club; yo soy socia veterana…
    Japi níu yir!!!
    Ainsss!!!!!!
    Un besín Juan; no estoy en mi mejor momento.

  2. Viernes,1 enero, 2010 13:14

    Bueno, al menos no soy el único.
    Un beso, Salomé.
    Y Feliz Año Nuevo. No hay mal que cien años dure.

  3. Viernes,1 enero, 2010 14:02

    Yo lo que creo es que eres demasiado duro contigo mismo.
    Es una manera de dañarte, por hacerlo a los que te quieren y quieres…
    Todos lo somos entonces… Hay “cosas de mayores” que es muy difícil, por no decir, imposible, de explicárselas a un niño de esa edad…
    ¡Ojalá todo fuera tan sencillo… tan blanco o negro… tan fácil o difícil! En los matices, es dónde reside la complicación…
    No te exijas tánto… baja un poco tu listón (igual estoy hablando más de la cuenta)
    Un beso que espera no ser “bocazas”.

  4. Viernes,1 enero, 2010 16:44

    Muy feliz año a ti también! Pese a todo… 🙂 Deseo que la vida te sonría.

  5. Lunes,4 enero, 2010 02:05

    Al final acaba pasando…
    toda la vida protegiéndoles contra la gente que miente, contra los dobles sentidos, ayudándole a explicarse para evitar que no entienda lo que dice… y al final somos nosotros mismos los que fallamos.
    Es duro amigo, muy duro, pero somos humanos, fallamos. Lo importante es saberlo reconocer, pedir perdón… nada hace a un padre tan humano, tan cercano como verle bajarse de su pedestal de adultosabelotodo y disculparse ante su hijo, nada. Te lo digo por experiencia.
    Igual tarda un poco en perdonarte, es su manera de protestar, pero lo hará y para entonces tú ya estarás otra vez en lo alto del pedestal donde te coloca tu hijo desde la primera vez que te vió.
    Hay amores que perdonan todo, el de un hijo por sus padres… es el más puro de todos.
    ¡Suerte!
    Ah, felíz año nuevo a tí también.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: