Skip to content

Desaparecer

Martes,29 diciembre, 2009

Sueño con desaparecer. Desearía desaparecer. Huir de mi realidad más inmediata.

Sé que lo que siento ahora es fruto de la situación por la que vivo.

Hoy volví del hospital mal, muy mal. Pero no por el estado de mi padre, que está bien, aunque hayan surgido leves complicaciones que alargan su estancia en el centro médico. Si no por una suma de circunstancias. Unas circunstancias que en otro momento no me habrían afectado.

Pero que ahora sí lo hacen.

Y siento que esa coraza que me acompañó toda mi vida, y que me hacía casi invulnerable a cualquier situación, está vieja y oxidada. Y se está desmoronando.

Hace un tiempo se empezó a agrietar. Con dedicación y tiempo conseguí repararla. Pero ahora siento que sólo fueron unas manos de pintura, para que exteriormente pareciera que todo seguía igual. Pero el daño era más profundo. Y ahora aflora de nuevo.

Y me hace afrontar las cosas a pecho descubierto. Y no tengo fuerzas en mi interior. Lo que antes me resbalaba, ahora me hiere. Y siento que no puedo sobrellevarlo. Estoy cansado. Quiero huir de todo.

Por eso sueño con desaparecer. Con una desaparición irreal, imposible. Una desaparición que no afectara a mi entorno más cercano, que no les hiciera daño. Pero que me alejara lo suficiente de todo como para sentir que no necesito nada ni a nadie. Ni comer, ni dormir.

Y, echando la vista atrás, veo que esta situación se repite año tras año, y que cada vez es peor.

Odio Diciembre. Y odio todas las connotaciones que acompañan a Diciembre. No quiero nombrar los días en los que estamos, pero sé que tienen mucha parte de culpa. De diez años para acá.

Odio. Una palabra que tenía desterrada de mis sentimientos.

No sé qué es el odio. Ahora empiezo a conocerlo. Y no me gusta.

Pero un grito de dolor de un niño, en plena noche,  me hizo pisar de nuevo en la tierra. Un dolor de oídos me hizo darme cuenta de que no puedo desaparecer, que alguien me necesita.

Y que quiero que me necesite, como yo lo necesito a él.

Así que tendré que seguir aguantando, hacer de tripas corazón, y tirar “pa´lante”.

…Y conformarme con soñar.

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Martes,29 diciembre, 2009 10:53

    Tengo una impresión con respecto a todo lo que escribes… siempre la tuve, pero es sólo una impresión; no he visto tu vida, cómo te desenvuelves, cómo te muestras, realmente, tus gestos, que siempre nos dicen tánto de las personas…
    ¿La quieres escuchar?
    No sé si te ayudaría, porque creo, que desde lo más profundo de tu ser, tú ya conoces, hace tiempo, el origen…

    Te mando un beso.

  2. Salomé permalink
    Viernes,1 enero, 2010 19:08

    Desaparecer…; yo también he fantaseado mucho con esa palabra. Abandonarlo todo, dejar de intentar tirar p’alante cuando lo único que deseas es hacerte invisible y convertirte en una estatua de sal. Pero Juan, ¿no crees que precisamente es eso lo que llevamos haciendo ya demasiado tiempo?, ¿no crees que nuestros problemas derivan de llevar desaparecidos un montón de años? Yo, en mi caso, creo que sí. Llevo ya tanto tiempo desaparecida de mí misma que ya no sé exactamente lo que soy, ni lo que deseo, ni lo que me hace feliz…
    Creo que en lugar de ello, lo que deberíamos intentar es “aparecer de nuevo”.
    Un beso; siento que mis comentarios no sean más animados.
    Te deseo lo mejor para este año nuevo…

  3. indiferente permalink
    Domingo,16 enero, 2011 03:49

    siempre he querido desaparecer, y podemos, en el fondo de nuestro ser, podemos, desaparecer en nosotros mismos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: