Skip to content

Cinco minutos (o diez, qué más da)

Lunes,28 diciembre, 2009

Llevaba días intentando sacar lo que llevaba dentro. Se había sentido herido en lo más profundo.

¿Por qué era tan difícil ponerse en la piel de otra persona?

Excepcionalmente, por las circunstancias. Ni siquiera le pedía que lo fuera a hacer siempre.

Imaginar por lo que estaba pasando, lo que podía sentir en esos días tan… ¿especiales?  No, sólo distintos. Para él no eran especiales por más que el ambiente, la publicidad, el consumismo, las costumbres… los quisieran hacer especiales.

Pero para ella sí lo eran. Al menos aquella noche. Y aquella miserable cena, su cena. Su importante cena. Nada podía estar por encima de su cena.

Cinco minutos, cinco.

Cinco minutos de retraso y parecía que el mundo iba a acabarse.

Qué importaba que ellos estuvieran visitando a alguien en el hospital. Esa noche “tan especial”.

Tanto que una cena era más importante.

Claro, era su cena.

Pero por qué era tan grave si, cuando todo estaba listo, todavía hubo que esperar una hora por otros dos “invitados”, entre comentarios jocosos acerca de su retraso, por otra parte habitual en tal fecha. Dos invitados que venían de “no se sabe dónde ni de no se sabe qué hacían allí”. Pero no, esa hora no importó. Aunque luego hubiera que comer la cena fría por la espera.

Lo importante y  grave fueron los cinco minutos.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. leende permalink
    Lunes,28 diciembre, 2009 03:20

    que dificil ponerse en la piel de otra persona…… que dificil y que duro a veces…. pero necesario necesario necesario……
    un abrazoooo enorme

  2. Lunes,28 diciembre, 2009 10:21

    Yo creo que, la mayoría de las veces, no es tan difícil ponerse en el lugar del otro, lo que sucede, es que si lo hacemos, deberemos ceder en algunos de nuestros deseos, y es por eso, que no lo solemos hacer…
    … Ayer me pasó, un pequeño incidente, que no tiene mucho que ver con el que relatas, pero que mostraba… lo mismo… y me dolió. Me dolió porque cuando escucho a todos, para luego hablar, la mayoría de las veces, hago concesiones de mis deseos, de mi tiempo, por ponerme en su lugar, y ayer, dos personas con las que siempre, lo hago, no respondieron igual conmigo…

    Un beso, comprensivo…

  3. Lunes,28 diciembre, 2009 12:20

    Quiero dormir:

    Sin duda un año duro para ambos pero que cerramos con balance positivo, tu duermes y yo respiro en calma… bien por nosotros!!!

    Te deje mis besos desde el alma y el deseo de que el 2010 sea mas suave pero igual de productivo.

    Magia, amor, dinerito, salud y mucha fantasía es mi anhelo para ti y los tuyos…

  4. Lunes,4 enero, 2010 02:10

    Siempre hubo clases… hasta en las mejores familias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: