Skip to content

Mi teoría sobre la inspiración

Lunes,9 noviembre, 2009

No sé lo que es la inspiración.

Quizás por ello  no soy buen escritor. Me refiero en el sentido de imaginar historias ajenas, aquellas que se basan en una documentación previa sobre la que se desarrolla una trama.

Debe ser que tampoco tengo imaginación.

Mi hijo lleva varios días pidiéndome que le cuente una historia inventada, que improvise sobre la marcha. Y yo que no puedo engañarle y contarle cualquier historia existente, pero que él desconozca, le doy una disculpa tras otra para ir posponiendo el reto que me plantea

Hoy vi un reportaje que le hicieron sobre Joaquín Sabina para la televisión holandesa hace unos años, cuando sacó el disco de “19 días y 500 noches”. Decían varios amigos suyos que ya no era el mismo desde el ictus y la depresión que tuvo. Al final del programa, él contestaba a unas preguntas y decía que “se escribe mejor cuando se está mal, se compone mejor, se crea, en definitiva, mejor. Cuando uno está bien, se limita a vivir”.

Cuando fui al psicólogo, hace ahora un año, me dijo que yo tenía una personalidad creativa, y que no debía reprimirla, que la encauzara como mejor me pareciera, con lo que más me gustara, escribir, componer, hacer fotografía… Puede que sea verdad, y por eso me aburre la vida monótona y repetitiva.

Pero también creo, como Sabina, que se crea mejor cuando uno está mal. Y eso no me gusta.

Este blog es un reflejo de lo que digo. Si miramos el calendario donde aparecen marcados los días que he escrito algo, es fácil adivinar el estado en que me encuentro. Si hay muchos seguidos, malo. Posiblemente, no haya sido una buena época, anímicamente hablando. Si leemos las entradas de esos días podremos confirmarlo. Claro que a veces tampoco es así, también hay chistes y anécdotas. Pero me refiero a los temas más personales.

Si no hay entradas, es que la cosa marcha bien. No hay cosas que perturben el buen transcurrir de los días. O también puede ser que no haya ni ganas de escribir, claro.  Eso ya no es tan bueno.

Hoy he hablado con una amiga. Ha abandonado su blog. No lo está pasando bien y ha dejado de escribir. Es un caso distinto al mío, ella sí sabe escribir, y muy bien, por cierto. Así que mi teoría puede que haga aguas por algún lado.

Sin embargo, piensa que debería volver a hacerlo para desahogarse escribiendo. Lo necesita. Así que puede que mi teoría no esté tan fuera de lugar.

Son las dos de la mañana. En cinco horas he de levantarme para ir al trabajo. Hacía días que no me pasaba esto.

Algo no marcha bien. Si escribo más a menudo estos días, confirmaré mis sospechas. Pero esta vez, prefiero equivocarme y no tener razón.

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. Lunes,9 noviembre, 2009 09:45

    Tengo la misma teoría que tú… Es verdad, al menos en mi caso, que se escribe más, y mejor, cuando se está mal…
    También creo percibir, un tono, más acusado, e íntimo en tu blog, y aunque me gusta (me gusta lo íntimo, aunque no necesariamente, hable de uno). Antes, creía ver estas entradas, más espaciadas, y menos densas…
    Muchas veces, sólo se trata de la vida misma… no hay mucho diferente de las demás vidas que te leen… En cualquiercaso, deseo que no confirmes tu teoría, que se trate de un bache, emocional, y todo vuelva a ser, igual que siempre… (aunque me pieda estas entradas, que tánto me gustan)

    Un beso nada rutinario;)

  2. Lunes,9 noviembre, 2009 09:48

    Acabo de ver que he dejado una frase, a medio hacer… Debe ser que lo mal que estoy descansando estos, me fecta más de lo que imagino.
    Decía que aunque me gusten este tipo de entradas, desearía no leerlas, si provienen de un momento bajo anímicamente tuyo, aunque también soy consciente, de que forman parte de la vida, y se acaban… sin más…
    Creo que también tengo una parte creativa, pero que procede de un mundo real, que aunque no tiene que ser el mío, sí es el que me rodea…

  3. Raquel permalink
    Lunes,9 noviembre, 2009 13:04

    Estoy básicamente de acuerdo contigo en que los malos momentos son más propicios para la creación. También es así en mi caso, aunque hay otros factores que influyen, principalmente la soledad.
    Se puede ser muy feliz, se puede estar muy contento. Si no tienes a nadie con quien compartir esos sentimientos… pues vas y lo escribes. Ese ha sido mi caso en estos años. Para lo bueno y para lo malo, en la salud y en la enfermedad.
    Un besito, Quierodormir.

  4. Domingo,15 noviembre, 2009 02:03

    Llevo días intentado sacar minutos para dejar comentarios por aquí…
    Bueno, ahora que parece que los tengo, te diré que yo escribo también más y mejor cuando estoy mal…por eso no suelo publicar ipso facto todo lo que escribo ni suelo publicar tan siquiera todo cuanto escribo.
    Debo confesar que yo no suelo esperar a la inspiración para escribir. No sé muy bien a qué se debe esto último,pero me gusta mucho poder escribir historias ajenas a mí y que se sientan identificad@s sus protagonistas…

  5. barrenado permalink
    Martes,17 noviembre, 2009 03:07

    Estoy de acuerdo contigo, pero llevaba yo pensando en este post algún tiempo.
    La verdad es que hay que ser cabrón para ser insultantemente feliz y resfregárselo a todo el mundo, ¿no?, quizás por eso se escriba más, o se sea más creativo cuando no se está tan bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: