Skip to content

El canto del gallo

Lunes,2 noviembre, 2009

¿Por qué ya no se hacen canciones así?

El jaleo de los días de feria
ya se oía a un kilómetro del pueblo
y un extraño acento en el hablar
de los que halló por el camino.

Un coro de muchachas y una vieja
levantándose las faldas al bailar
y un jovencito de broma peligrosa
haciendo gala del orgullo local.

De los que dan dinero por la noche
para que nunca termine su canción
para que sude el músico ambulante
su condición de vagabundo.

Es ya la hora del aperitivo
y todavía no funciona el tiovivo
el músico buscó la acera en sombra
y la ventana donde olía a flor.

Tenga esta rosa blanca, señorita
a cambio de su negro pensamiento
¿por qué motivo temblaron sus labios?
¿vio en sus ojos el fondo de un volcán?.

Y mientras tanto corría la sangre
en la plaza, como un vino común
y las plumas de los gallos
por el aire volaban aún.

Quítese usted de en medio, forastero
que ya no quedan señoritas en el bar
ya cantó como el gallo de pasión
pero esta es mi canción
y el baile va a empezar.

El músico ambulante se agarró del vaso
y sintió que flotaba en la luz artificial
apuró el trago de madrugada
un borracho imitaba el canto del gallo.

Se deslizó por una callejuela
antes de que empezase a clarear
y al pasar por la ventana enrejada
suavecito empezó a silbar.

Pero nadie conocía la tonada
que era inventada para la ocasión
y se fue por el camino a contemplar
los desvelos de las últimas sombras.

Y caminando iba pensando que ganar
siempre es tentar a la otra cara de la suerte
y que por eso te hacen daño los huesos
cuando golpeas fuerte.

Y así se fue chasqueando los dientes
en memoria de algún actor
cuyo nombre se ha perdido
y que hacía de bandido

y sintió la alegría del olvido
y al andar descubrió la maravilla
del sonido de sus propios pasos
en la gravilla.

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. Lunes,2 noviembre, 2009 23:55

    No sé Juan, supongo que esa época fue irrepetible…
    Desde que a los artistas se los prepara como a un “producto” -Risto Mejide dixit- me parece a mí que el nivel ha caído a mínimos históricos: cosas de la sociedad de consumo y de la superficialidad de la época que en estos momentos vivimos.
    Un besito, guapo. Te sigo leyendo, como ves, aunque no participe tanto como antes, y sigo haciéndolo con mucho gusto, por si no te lo había dicho últimamente.

  2. Martes,3 noviembre, 2009 10:08

    ¡Ohhhh! No puedo escucharla; dice que no se encuentra…

  3. Martes,3 noviembre, 2009 22:06

    … ahora sí…
    “… y sintió la alegría del olvido
    y al andar descubrió la maravilla
    del sonido de sus propios pasos
    en la gravilla.” Cada vez lo pienso más… y más… y más… Me ha traído muchas sensaciones juntas, porque hacía mucho tiempo que no la escuchaba… Me han venido a la mente, tardes de verano con luna llena de color amarillenta, barbacoas en la playa, mariposas en el estómago, y sonando guitarras… Me ha encantado… Sí, también sangrías… pero yo tomaba muy poca… a veces, ni la probaba…
    Un beso de buenas noches, ¿la anterior fue larga, no?

  4. barrenado permalink
    Jueves,5 noviembre, 2009 00:10

    Excelente elección. Ando yo también últimamente mirando mucho atrás en lo de la música. Tambié me pregunto yo lo mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: