Skip to content

Relato: Y en casa éramos cuatro

Martes,30 junio, 2009

Este relato está escrito durante el vuelo en avión entre Bilbao y Gran Canaria, así que como creo que me excedí un poco en su longitud .

Apesar de no tener mi portátil, en este maravilloso hotel donde me alojo, hay ordenadores a disposición de los clientes, así que me decidí a publicarlo sin esperar a la vuelta.

¿Realidad o Ficción?

Y EN CASA ERAMOS CUATRO

Hora de la muerte: 3:00 a.m.

Causa: Herida inciso-contusa producida por arma blanca o similar, múltiples contusiones y aplastamiento de la bóveda craneal.

Lo confieso: soy un asesino despiadado..

Hacia días que lo sospechaba. En casa no éramos solamente tres personas las que vivíamos. Había alguien mas. Nunca sabremos como entro e hizo de nuestra casa la suya.

Pero su presencia se hacia notar. Al principio, unos leves sonidos.

Las cañerías – pense en un primer momento.

Al día siguiente, localice la zona de donde provenían. Ya no eran ruidos, eran unos sonidos perfectamente identificables: eran pasos. El lugar: la caldera de gas, en la cocina.

Me encontraba solo, en el silencio de la noche, apenas perturbado por el sonido del ventilador de mi portátil. Mi familia dormía. Al día siguiente, le dije a mi mujer:

No estamos solos.

Ella me miro de modo extraño.

No estamos solos, en casa hay algo mas.

Tú no estas bien. ¿Que tomaste? A ver si son las pastillas…

Anoche oí pasos en la cocina, mientras escribía en el ordenador.

-¡Bah! – pronuncio con aire de incredulidad.

La situación se repitió durante todas la noches en las que, mientras mi mujer veía la televisión o sencillamente se iba a dormir, yo conectaba el ordenador para navegar por la red sobre la mesa de la cocina.

Notaba su presencia, la intuía, aunque nunca llegue a verle.

Hace cinco noches su presencia se hizo real.

No le vi, pero mientras escribía en la oscuridad, un leve tintineo a mi espalda me revelo su presencia. La segunda vez que sucedió identifique el sonido: la garcilla, la espumadera y el cucharón metálicos que tenemos colgados en un soporte sobre la encimera de la cocina. En la tercera ocasión, encendí una linterna y dirigí el haz de luz hacia ellas. Y entonces vi su movimiento oscilante. Ya no había duda. Estaba allí, conmigo. Pero no conseguí verle.

Estaba, pero no le veía. Por la mañana volví a decírselo a mi mujer.

Ayer por la noche estuvo en la cocina, mientras escribía en el ordenador.

-¿Otra vez?

Esta vez estuvo cerca. No le vi a el, pero si sus efectos. Movió los utensilios de cocina que tenemos al lado de la ventana, junto al frutero.

-¡No me fastidies! ¿Esta viviendo aquí?

Creo que es evidente. Además, hay rastros.

Revisamos la zona. Retiramos los restos de su cena, el muy capullo se había dado un festín: pollo, avellanas y una pera. La limpiamos a fondo.

Por la tarde, volví a sentir su presencia. Esta vez estaba en el ordenador de sobremesa, en la habitación de mi hijo, y a mi espalda oí sus pasos.

Mas tarde, mientras mi hijo se cepillaba los dientes, antes de acostarse, mi mujer miro hacia el pasillo desde la puerta del cuarto de baño, y lo vio.

Un grito estremecedor salió de su garganta, y el niño empezó a llorar.

Está aquí, le vi, le vi – grito mi mujer.

Acudí a su llamada. Vi el terror en su rostro.

-¿Donde? – pregunte.

Se metió en nuestra habitación.

Lo sabia -Sentí como la adrenalina subía por mi espalda. Un sudor frío cubrió mi piel.

Cerré la puerta de la habitación y busque un arma contundente. En casa no tenia nada parecido, así que cogí una escoba. Y me encerré en la habitación con el.

Pero no había ni rastro. Moví cama, muebles, saque las maletas que teníamos a medio hacer en el suelo, y me puse a esperar.

De repente, se dejo ver. Salió de detrás de la cómoda, y en tres saltos se escondió tras el sifonier. No me dio tiempo a reaccionar.

Te tengo – pense.- No tienes salida.

Pero el muy… desapareció. Ni rastro.

Salí de la habitación y me dirigí directamente al frigorífico. Lo abrí, mire y lo vi.

Si no sales tu, te saco yo – pense. Y con un triángulo de queso en la mano volví a la habitación. Lo arroje al suelo y me puse a esperar, escoba en mano.

Tras media hora de tensa espera, me di por vencido. No sabia como, pero había desaparecido. Cerré la habitación y me fui a ver la tele.

A las 00:30 nos fuimos a acostar. Fue una decisión difícil, pero había que tomarla. Al día siguiente tenia que conducir hasta Bilbao para coger el avión, y necesitaba dormir. Nos íbamos de vacaciones. En nuestra mente un único pensamiento: la casa quedaría a su disposición durante una larga semana.

A la 1:30, oímos el primer ruido, la prueba de que seguía allí. Y ya fue un sinvivir, un sindormir, mejor dicho. Me senté a los pies de la cama. En una mano, la linterna, en la otra, la escoba. En frente, en el suelo y en la oscuridad, el trozo de queso.

Lo siguiente fue oír como se paseaba por las laminas del radiador. Dirigí hacia allá la luz, pero nada.

Entonces, me di cuenta. Mi mujer había puesto bajo el queso un trozo de papel de celofán que brillo en la oscuridad. Lo había puesto para que la grasa del queso no manchara el parquet, pero yo vi en el la trampa definitiva. Esperaría a oír el ruido del papel, cuando mi objetivo se acercara al queso, para encender nuevamente la linterna.

Y espere, escoba en la mano derecha, y linterna en la izquierda.

Una hora tardo en pisarlo.

Y cuando, entre sorprendido y deslumbrado por la luz, se quedo inmóvil, le aseste un certero golpe dejándole atrapado entre el zócalo de la pared y los pelos de la escoba. De tal modo, que entre el golpe y que alguno de los duros pelos del cepillo le atravesó, quedo agonizando en el suelo.

Entonces, con una violencia inhabitual en mi, le golpee con saña repetidas veces, intentando que un golpe en la cabeza acabara con su vida. Y esto sucedió a las 3 de la mañana.

Entonces, me acerque a el, y tras descubrir que los palos de escoba ya no son de madera sino de fibra plástica, y que se doblan 90 grados, vi que no media mas de cinco centímetros.

Sin contar el rabo, claro.

Anuncios
11 comentarios leave one →
  1. Martes,30 junio, 2009 12:56

    jajajaja, genial, fantástico, me ha encantado esa manera de narrarlo.
    Espero que lo esteis pasando bien.

  2. Salomé permalink
    Martes,30 junio, 2009 16:20

    ¿No crees que has pecado de excesivo ensañamiento con la víctima? Realmente pienso que no era necesaria tanta violencia; ¡ufff!, casi que me estás dando un poco de miedo Juan.
    Que disfrutes tus vacaciones, espero que sin inquilinos desconocidos, ¡je, je, je!
    Un beso.

  3. Raquel permalink
    Martes,30 junio, 2009 18:20

    Pobrecito, Quierodormir. Casi, casi me has hecho llorar… yo lo habría adoptado como mascota… snif.
    Espero que lo estés pasando bien.

  4. Miércoles,1 julio, 2009 20:19

    Ei! Hacía días y días que no me pasaba por aquí! Ahora me toca ponerme al día!!
    Y lo primero que he visto me ha encantado! Este cambio al blanco queda genial, es uno de los que yo tantée para mi cambio de aspecto fallido jejeje
    Un beso 🙂

  5. Sábado,4 julio, 2009 20:22

    Dios, no sé si lo he entendido bien pero…¿¿¿los pelos del cepillo atravesaron al desdichado intruso???¿pero para qué clase de suelos es ese cepillo?
    jajaja,espero que todo vaya bien!!

  6. Domingo,5 julio, 2009 10:50

    ¡eres un malvado! jajajaja jajajaja, y yo, lo soy aún más… más retorcida: verás, lo leí a tu comienzo de las vacaciones, y te contesto a la vuelta… jajaja jajaja ¿No es eso, casi sádico? jajaja jajaja.

    Un beso; espero que lo hayáis pasado bien.

    • Martes,7 julio, 2009 12:22

      Os respondo a todos aquí. Veo que nadie respondió a la pregunta de “Realidad o ficción”, así que asumo mi mala condición de escritor de relatos de ficción. Efectivamente se trata de realidad pura y dura, y a la vuelta del viaje se ha vuelto más real si cabe. En realidad todo un problema que me tendrá ocupado todas las vacaciones que me quedan, y espero que no sea más.

      Txispas: Intenté tomarlo con humor pensando que había sido una mera anécdota, pero, al parecer no lo es.

      Salomé: Te juro que si pillo al segundo soy más cruel y sanguinario. Estamos en un sinvivir, prisioneros en nuestra propia casa.

      Raquel: si lo leo antes te lo llevo disecado. ¿Le gustan a Kyna los ratones? Te invito a mi casa.

      Capi: Fibra de la buena, tanto como el golpe que le asesté. Y no, las cosas parece que no van bien.

      Alegría: La vuelta nos está amargando las vacaciones.

      • Salomé permalink
        Martes,7 julio, 2009 16:00

        Vaya, Juan; por una parte me alegro, pues tu comentario en la entrada “Hasta la vuelta” me hizo pensar que había ocurrido alguna desgracia- será que estoy sensible por lo de Pedro-, pero sé por experiencia propia que los inquilinos indeseados en casa son un gran problema. ¿Sabes el remedio más eficaz para deshacerte de ellos?; pues un gato, obviamente. Si llevas un gatito a casa se irán como por arte de magia…
        Un beso y suerte.

  7. Martes,7 julio, 2009 23:15

    Realidad, está claro, jejeje.

    No sé que haría si me encuentro un bichéjulo de esos en casa, aunque ahora mismo es difícil, ya que vivo en un noveno, así que a mi hogar suelen llegar únicamente animalitos voladores, que también sacan lo peor de mí, y aunque me enfrente a ellos, no dejan de ponerme los pelos de punta.

    Espero que lo hayas pasado bien, aunque la vuelta no haya sido la esperada.
    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: