Skip to content

Carta de un hijo a todos los padres del mundo

Jueves,11 junio, 2009

A veces, cuando leo cosas o encuentro cosas que me llaman la atención , las guardo en mi ordenador. Luego no sé de dónde las saqué, o dónde las encontré.

En mi trabajo tengo dos compañeros que han sido padres recientemente, y otro me ha dicho hoy que va a volver a ser padre.

Me imagino que esta carta lleva bastante tiempo perdida entre las cosas que tengo en la carpeta “Mis Documentos”. Hoy la he vuelto a ver y la he vuelto a leer. Y me he acordado de ellos.

Quiero compartirla con aquellos que me leen.

“CARTA DE UN HIJO A TODOS LOS PADRES DEL MUNDO”

No me des todo lo que pido,

a veces sólo pido para ver hasta cuánto puedo coger

No me grites,

te respeto menos cuando lo haces, y me enseñas a gritar a mí también y yo no quiero hacerlo

No me des siempre órdenes,

si en vez de órdenes a veces me pidieras las cosas yo lo haría más rápido y con más gusto

Cumple las promesas, buenas o malas,

si me prometes un premio dámelo, pero también si es un castigo

No me compares con nadie, especialmente con mi hermano o hermana,

si tú me haces sentirme mejor que los demás alguien va a sufrir y si me haces sentirme peor que los demás seré yo quien sufra

No cambies de opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer,

decide y mantén esa decisión

Déjame valerme por mi mismo,

si tú haces todo por mí, yo nunca podré aprender

No digas mentiras delante de mí ni me pidas que las diga por ti, aunque sea para sacarte de un apuro,

me haces sentirme mal y perder la fe en lo que me dices

Cuando yo haga algo mal,

no me exijas que te diga el por qué lo hice, a veces ni yo mismo lo se

Cuando estés equivocado en algo,

admítelo y crecerá la opinión que yo tengo de ti, y así me enseñaras a admitir mis equivocaciones también

Trátame con la misma amabilidad y cordialidad con que tratas a tus amigos,

porque seamos familia no quiere decir que no podamos ser amigos también

NO me digas que haga una cosa y tú no la haces,

yo aprenderé siempre que tú lo hagas, aunque no lo digas. Pero nunca haré lo que tú digas y tú no hagas

Enséñame a amar y a conocer a Dios,

aunque en el colegio me quieren enseñar, de nada vale si veo que tú ni conoces ni amas a Dios

Cuando te cuente un problema mío,

no me digas “no tengo tiempo para bobadas” o “eso no tiene importancia”, trata de comprenderme y ayúdame

Y quiéreme.

Y dímelo, a mi me gusta oírtelo decir, aunque tú no creas necesario decírmelo

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. Raquel permalink
    Viernes,12 junio, 2009 01:23

    De acuerdo con todo (o con casi todo). Ya sabes que soy una atea incorregible, una rebelde sin causa. Un besito, Quierodormir.

  2. Viernes,12 junio, 2009 01:46

    Quitando la parte de Dios… si quiere creer que lo decida él mismo.

    La tengo en casa, imprimida, desde que nació quiero-quiero, trato de seguirla día a día. a veces lo consigo, otras no…

  3. Viernes,12 junio, 2009 07:08

    Bueno, lo de Dios no está en negrita. Algo querrá decir,¿no?.
    Veo que sois poco perspicaces.
    (El texto no es mío, es una copia)
    Besos.

  4. barrenado permalink
    Viernes,12 junio, 2009 20:56

    De acuerdo con todo, menos con lo que no está en negrita también, je je je je.

  5. Sábado,13 junio, 2009 23:30

    Además de en lo de Dios, no estoy de acuerdo con lo de ser amigos…un padre tiene que ser un padre y un amigo un amigo. Un padre es muy diferente de un amigo, ni más ni menos que un amigo, simplemente diferente cualitativamente. A veces caen en el error de querer ser amigo o colega de sus hijos y al final los hijos les pierden el respeto y ese punto de autoridad que debe tener un padre y una madre.
    (quien no acepte la palabra autoridad ese problema tiene, autoridad no es sinónimo de autoritarismo, tiene muchas conotaciones positivas)

  6. Domingo,14 junio, 2009 11:12

    Perdona Capi, pero vuelve a leerlo. En ningún sitio dice que seamos amigos.
    La premisa es “Trátame con la misma amabilidad y cordialidad con que tratas a tus amigos…”. Es decir que el hecho de ser tu hijo no significa que no sea una persona a la que debas tratar con todo el respeto, amabilidad y cordialidad, como haces con los amigos. No soy de tu propiedad ni estoy a tu servicio. Creo que es la correcta interpretación.

    Yo también pienso que un padre es un padre y un amigo un amigo, y querer ser un amigo sin ejercer de padre es muy peligroso (aunque parezca muy moderno y progre), pero no creo que sea malo compatibilizar las dos cosas.

    • Domingo,14 junio, 2009 12:56

      Bueno, he vuelto a leerlo y he vuelto a leer eso de: ”porque seamos familia no quiere decir que no podamos ser amigos también”.
      Creo que ahí lo pone bien claro,¿no?. De todas formas estoy de acuerdo con la primera parte, con la premisa desde la que comienza pero no con la conclusión con la cual el autor del texto termina. Sí estoy de acuerdo con la tuya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: