Skip to content

Camino

Domingo,17 mayo, 2009
tags: , ,

Una de mis pasiones, al mismo nivel que la música, es el cine.

Cuando era más joven y vivía en casa de mis padres llegué a juntar unas 1000 películas en VHS. Iba a maratones de cine, hice un curso e incluso actué en un corto que nunca se llegó a estrenar, trabajé en las taquillas del Festival de cine de Gijón, y aprovechando la ocasión algunos días llegué a ver hasta tres películas seguidas, salía de la sala a la calle y volvía a entrar, en una especie de círculo sin fin. Como era gratis…

Pagando, como cualquier otra persona, tuve temporadas de ir dos veces a la semana al cine. Y siendo niño, recuerdo a mi madre acompañándome a la puerta del cine para que el portero no me impidiera la entrada a películas calificadas para una edad superior a la mía.

De ahí que vea de todo, bueno y malo, pero con criterio. Malo, malo veo muy poco.

Ahora sólo voy al cine acompañando a Mario a ver sus películas. Todas de animación. El cine “serio” lo veo en casa. Y debido a ello no estoy muy a la última. Y, también debido a eso,  mi colección de DVD se está aproximando a la que tenía en VHS.

Hace unas semanas hice referencia aquí de “An american crime”. Y hoy he visto “Camino”. Otra historia basada en hechos reales. Y otra historia dura. Otra vez, muy dura.

Y otra vez con niños de por medio.

No sé si estoy eligiendo bien.

La primera exponía un suceso basándose en los testimonios del juicio. Esta los muestra, y además te hace pensar.

Te hace pensar en lo manipulable que es la mente de un niño. Y en lo diferente que son las cosas, o que se ven las cosas, según desde que lado del cristal estés mirando.

“Camino”. Esta sí me atrevo a recomendar que la vea quien no la haya visto aún.

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. Salomé permalink
    Domingo,17 mayo, 2009 11:11

    Querido Juan:
    tal vez en tu situación este tipo de películas no sean lo más recomendable. Estás atravesando un momento personal de cierta crisis, con los sentimientos y las emociones a flor de piel, por lo que el exponerte a historias tan duras y conmocionantes puede no ser muy apropiado. Y encima, como tú nos cuentas, eliges historias cuyos protagonistas son niños, pequeños enfrentados a situaciones límite que sobrepasan con creces su capacidad de defender su integridad tanto física como mental…; tal vez, en el marco de tus preocupaciones con respecto a la paternidad y tu forma de ejercerla, ésta sea una manera de añadir angustia innecesaria a tu vida.
    No puedo hablarte de las películas en primera persona puesto que no las he visto, tan sólo comento basándome en lo que tú nos cuentas y en lo que he visto en los enlaces que dejas- sobre “An american crime” uno de los enlaces comenta que es una película imprescindible para conocer la maldad imperante en el mundo y por ello ¡¡¡¡¡¡¡”odiarnos más a nosotros mismos”!!!!!!!, algo que desde luego no creo que nos beneficie ni a ti ni a mí ni a nadie en absoluto en este atormentado mundo que nos ha tocado vivir-
    Yo desde luego no es el tipo de cine que estoy dispuesta a ver ahora y ya desde hace algún tiempo, pues enfrentarme a este tipo de cosas he comprendido que no sólo no me beneficia a mí, sino que tampoco beneficia a la Humanidad en general.
    Espero que sigas bien y lamento no tener tanto tiempo como antes para compartir contigo.
    Un beso muy, muy afectuoso de corazón.

  2. Domingo,17 mayo, 2009 11:38

    No pasa nada, Salomé. Estoy bien. Siempre mantuve una buena relación con el cine y nunca me afecta lo que veo en la pantalla más de lo debido. Quizás dé la impresión de que son las únicas pelis que veo, pero te aseguro que veo de todo, hasta gore cuando me apetece, y no aparto la vista e las escenas más escabrosas. Nunca lo hice, ni de niño. Sé lo que es cine y lo que no, y sé que es un medio muy poderoso para ver una realidad, siempre interpretada por el autor, a la que, a veces, no se tiene acceso de otra manera, y siempre que la película sea buena.

    Puede que sea más traumático tener hoy comida familiar.

  3. Raquel permalink
    Domingo,17 mayo, 2009 11:51

    Jejeje. Espero que el trauma no sea tal… Un besito, Quierodormir. Me alegra que estés bien.

  4. Martes,19 mayo, 2009 22:39

    !!Que coleccion¡¡, yo ando mas por tener libros que cine.
    Hablando de peliculas, y el estado de animo nada mejor que una pelicula que transmita alegría frente a al adversidad.
    Mi película favorita es “El Violinista sobre el tejado” musical estadounidense dirigida por Norman Jewison, una obra de arte, la canción Tevye canta en el granero “si yo fuera un hombre rico” te deja al irte a dormir, una fuerte sensación de que el dinero no da la felicidad, y que un mundo lleno de amor es posible.
    por algo se llevo los Oscar fotografía mejor sonido y mejor banda sonora (los Oscar menos comerciales)

  5. Miércoles,20 mayo, 2009 00:16

    Me la apunto.

    Vuelvo a leer a Murakami, esta vez: After Dark, el último. Te lo recomiendo, Juan.

    Una peli por un libro.

    Un besazo ENORME.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: