Skip to content

Cuando los niños aprenden…

Domingo,12 abril, 2009

Cuando los niños aprenden que la felicidad no se encuentra en lo que una persona tiene, sino en lo que esa persona es.

Cuando aprenden que dar  y perdonar es más gratificante que quitar y vengarse.

Cuando aprenden que el sufrimiento no se mitiga con auto-compasión, sino que se supera con determinación interior.

Cuando aprenden que no pueden controlar al mundo a su alrededor, pero que son los maestros de sus propias almas.

Cuando aprenden que las relaciones mejoran si valoran más la amistad que el ego, el compromiso que el orgullo, escuchar que aconsejar.

Cuando aprenden a no odiar a una persona cuya diferencia temen, sino a temer ese tipo de odio.

Cuando aprenden que hay placer en la fuerza de motivar a otros, no en la falsa fuerza de humillar.

Cuando aprenden que el elogio de otros es halagador pero sin sentido si no se conjuga con el respeto a si mismo.

Cuando aprenden que el valor de una vida se mide mejor, no por los años dedicados a acumular posesiones, sino por los momentos dedicados a dar de sí mismo, compartiendo sabiduría, inspirando esperanza, secando lágrimas y conmoviendo corazones.

Cuando aprenden que la belleza de una persona  no se ve con los ojos sino con el corazón; y que aunque el tiempo y las penurias pueden destruir nuestra coraza exterior, nos pueden mejorar el carácter y la perspectiva.

Cuando aprenden a abstenerse de juzgar, sabiendo que todas las personas están dotadas de cualidades y defectos, y que la aparición de unas u otros depende de la ayuda ofrecida o el daño infligido por otros.

Cuando aprenden que a todas las personas se les ha dado el don de tener un yo único, y que el propósito de la vida es compartir lo mejor de ese don con el mundo.

Cuando los niños aprenden estos ideales y cómo practicarlos en el arte del buen vivir,

ya no son niños … son una bendición para quienes los conozcan, y valiosos modelos para todo el mundo.

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. hoxingu permalink
    Domingo,12 abril, 2009 18:16

    Intentemos que nuestros niños aprendan esas cosas para que el futuro de la humanidad sea mejor; sin embargo no podemos olvidar que los niños aprenden básicamente por imitación, con lo cual deberemos aprender primero nosotros a integrar todo eso en nuestra vida… ¡Parece fácil, pero es una ardua tarea!
    Un beso Juan: me ha gustado mucho esta entrada.

  2. barrenado permalink
    Domingo,12 abril, 2009 23:56

    No llegaré a ser niño nunca.

  3. Lunes,13 abril, 2009 01:48

    Me gusta mucho este texto, Juan.

    Feliz comienzo de semana… :*

  4. Lunes,13 abril, 2009 15:46

    Entonces me siento orgullosa de contribuir al mundo con Quiero-quiero, él está aprendiendo. Me dice que de mayor quiere ser… buena persona!

    Algo me dice que un neno que conozco de hace poco también va a ser una buena contribución al mundo, por lo menos sus padres se lo están trabajando…

    Muchos besos.

  5. Lunes,13 abril, 2009 21:20

    Muy bonito, bellas palabras y de gra fuerza. El mundo sería otro si hubiera más gente con esa visión. Cuándo dolor provoca el creerse invencible y promulgar esa idea entre los suyos… Gracias, por que el mundo es un poco mejor teniéndote entre nosotros. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: