Skip to content

Relato: Para todos

Domingo,22 marzo, 2009
“Esto es una pequeña broma y un “ejercicio” de homenaje a todos los que seguís esta página”.

No fue algo importante, pero es que si no lo cuento…, es como si no hubiera pasado, como dice mi amiga Pat.

Habíamos quedado en el Bar Renado. Era nuestro lugar de encuentro favorito. Allí nos tomábamos la primera copa, y entre charlas y cafés esperábamos que llegara el resto del grupo.

Ibamos a ser los de siempre. Pero esta vez deberíamos actuar rápido. Se trataba de cenar, ir a un concierto y después… quién sabe. Ninguna noche se parecía a las anteriores, siempre surgía algo que las hacía diferentes.

No teníamos muy claro dónde ir a cenar. Las preferencias de cada uno siempre son bastante dispares. Así que había que ponerse de acuerdo pronto para que no nos pillara el toro, y nos diera tiempo a cenar y llegar al concierto a su hora.

Ya estábamos todos cuando llegó Jenny:

– ¡Joder, qué stress!, pensé que no llegaba. A última hora vino el jefe pidiéndome un informe para ya, y tuve que quedarme hasta acabarlo. Parece que se me va asalir el corazón del pecho. Bueno, ya sabemos dónde vamos, porque estamos un poco pillados…

Jenny hablaba así, muy deprisa, como una metralleta. A veces había que mandarla callar para poder asimilar todo lo que decía.

– Pues no será por culpa nuestra, que llevamos un buen rato esperándote. Siempre tienes disculpa para llegar la última y tarde, y luego tenemos que hacerlo todo acelerado. Y si ya hemos decidido algo que no te guste, todavía vas, y tenemos que soportar tus protestas y cambiar las decisiones para darte gusto.

-Todavía no me habéis dicho lo que habéis decidido hoy, así que tranquila, no te pases ya conmigo.

Diana y Jenny eran hermanas. Se adoraban, pero entre ellas daba la sensación de que en cualquier momento podían saltar txispas. Tenían una relación muy particular, como de “amor-odio”.

Pero en el grupo también teníamos a la persona idónea para resolver estos casos, Raquel. Ella se encargaba de calmar el ambiente cuando se caldeaba demasiado. Entre su dulce voz y sus buenas maneras, fruto de una gran educación, era capaz de dejar como una balsa de aceite al mar más embravecido.

-Vale, vale, niñas. No hay nada decidido, pero conla hora que es lo mejor será pensar en algo rápido, que no nos lleve demasiado tiempo aunque no nos agrade mucho.

Todos asentimos. Así era capaz ella de poner a todo el mundo de acuerdo. Y acabamos en un restaurante de comida rápida. Era lo mejor, dadas las circunstancias.

Nos dirigimos a la sala “Mental Storm“, un local en donde había actuaciones de grupos y cantantes que se iniciaban, artistas que habían tenido éxito y volvían al lugar donde había comenzado su carrera, y a veces hasta venían artistas que siendo de total actualidad y de gran éxito, hacían giras en locales pequeños o conciertos aislados buscando un ambiente más íntimo.

En la entrada se veía el cartel con las actuaciones de esa noche: Quiero dormir y Capitana 666.

– “Manda huevos” con los nombres – dijo alguien – ya no hay imaginación, sólo se pretende llamar la atención pero luego serán una mierda, seguro.

Pero alguna vez nos habíamos llevado gratas sorpresas en este sitio, así que no dudamos en entrar, tal y como habíamos planeado para esa noche.

La sala era tipo “café concierto”, aunque también disponía de un amplio espacio libre entre las mesas y el escenario, donde poder bailar o escuchar la actuación de pie, como en los conciertos al aire libre. De hecho, cuando no había actuaciones programadas, funcionaba como discoteca.

– Me voy a “mi rinconcito pensativo“. Ahora vuelvo.

-¿Cómo? – pregunté.

– Nada, es como Jenny llama a “ir al baño”.

Buscamos acomodo en unas mesas libres que quedaban en la parte de atrás. Por lo que habíamos oído, Quiero dormir, el telonero, era un hombre sólo, un multinstrumentista que se lo montaba él solo en el escenario, así que no importaba no estar demasiado adelante.

En el escenario aparecio Elcapi, era el dueño del garito y quien presentaba las actuaciones.

– Hoy tenemos dos grandes artistas. El primero quiere darse a conocer, espero que lo apoyeis en su futura carrera y que dentro de unos años recordeis que empezó aquí. Después tenemos a unos grandes, disfrutad con sus profundas letras llenas de poesía y de sus guitarras.

Tras unos leves aplausos comenzó la actuación.

-Ya estoy aquí, ¿qué tal va? – dijo Jenny

– Bien, bien, “it just began” (“acaba de empezar”, en inglés) – respondió Philip. Philip era inglés.

La música de Quiero dormir era simple pero agradable, fácil de escuchar. Su carrera estaba empezando y sólo pretendía darse a conocer. Presentaba las canciones y poco más, se le notaba la falta de tablas sobre el escenario. Recuerdo alguno de los títulos de las canciones: “En el balcón de mi mirada“, “Espejo del alma“, “Reflexiones“… Todo piezas instrumentales, pero con sonidos evocadores, como sus títulos, que crearon una atmósfera agradable en el local, tranquila, relajante, animados algunos temas…

Después hubo un pequeño descanso, para retirar los instrumentos y dejar espacio al grupo de Capitana 666.

En cuanto el escenario estuvo listo comenzaron a escucharse unos gritos en la sala.

– ¡Hoxingu, hoxingu…!

Los interpretamos como el grito de guerra de los incondicionales de Capitana 666. Para nosotros eran unos desconocidos así que no le encontramos una explicación más coherente.

En cuanto el grupo saltó a escena, el grupo de seguidores gritones elevaron sus voces y corrieron a situarse delante del escenario. En la mesa de delante una chica se levantó y sacó una cámara del bolsillo.

– ¡Eh, tú, Leibowitz, que las fotos están prohibidas! – le increpó Elcapi.

Comenzaron con un tema que desconozco, pero que hablaba de una “Buceadora de mi amor”, a algo así, no lo  recuerdo muy bien porque empezó a armarse tal alboroto que las mesas empezaron a irse al suelo. Después las sillas volaban por encima de las cabezas y todo se convirtió en un desmadre.

Así que decidimos salir de allí antes de que aquello fuera a mayores. Quedamos en la puerta, esperando a los que faltaban por salir: Natalia, Malena, Lirio… y la “Petite“, una chica belga que estaba haciendo el Erasmus y se había unido hacía poco a nuestra pandilla.

Cuando ya estabamos todos iniciamos la marcha por la acera de enfrente, el paseo marítimo. Ibamos un poco excitados por lo que acababa de pasar, pero en silencio, nadie se atrevía a abrir la boca, sólo, de vez en cuando alguien giraba la cabeza hacia la puerta del local y para comprobar que estábamos todos.

Por la calle empezaban a venir coches de policía.

Anuncios
17 comentarios leave one →
  1. Salomé permalink
    Domingo,22 marzo, 2009 11:07

    Soberbio Juan. Simpático, original. Me ha gustado mucho.
    Te veo lanzado, creativo… Creo que ahora soy yo la que necesito tus consejos.
    Un beso, sabes que te sigo aunque no comente mucho, y sabes también que te aprecio.

  2. Domingo,22 marzo, 2009 12:36

    ¡Qué chulo!
    ¿Imaginas que se hiciera realidad una noche así? 🙂

    ¡Me gusta, me gusta!

  3. Domingo,22 marzo, 2009 17:47

    jajajajajaja, muy bueno, me he reído mucho, realmente creo que Raquel sería una buena opción para calmar a mi hermanita… bueno y a mí también, jajajaja

  4. labuceadora permalink
    Domingo,22 marzo, 2009 19:03

    oye que bonito!!!!!
    un besote!!

  5. barrenado permalink
    Domingo,22 marzo, 2009 22:32

    Qué grande, que bueno.
    Realmente bonito y precioso.Tendríamos que juntarnos todos para cambiar el final, ¿no?, je je je.
    Muy bueno.

  6. capitana666 permalink
    Lunes,23 marzo, 2009 00:46

    Jajajaja… qué bien me lo he pasado leyendo el relato, me ha encantado, ¿yo con un grupo de música? me encantaría y me alegra saber que vendrías a verme, xD, pero no creo que como telonero, ya sabes que aquí también enloquecemos con tus composiciones y buenas noticias.

    Gracias por el relato, de verdad, muy bueno.

  7. Raquel permalink
    Lunes,23 marzo, 2009 14:24

    ¡¡Yuhuuuuuu!! Me ha encantado, Quierodormir. Me ha parecido muy original y me has tenido enganchada con una sonrisa hasta el final. Y si lo que dices sobre mí lo piensas de verdad y no forma parte de la ficción del relato… ¡¡¡GRACIAS!!! Un besito fuerte y sigue así de creativo. El trabajo te está estimulando, ¿no crees? Jejeje.

  8. Lunes,23 marzo, 2009 22:02

    Quiero decir que siento no haber podido incluir a más blogs, o autores de blogs en el relato. Alguno se me quedó en el tintero, y espero que sus autores no se sientan menos importantes para mí, pero es que se me estaba alargando demasiado y tenía que acabarlo de alguna forma.

    Sería buena la idea de Barrenado de juntarnos todos y cambiar el final, pero dudo qque sea posible, y sí, Raquel, no sé por qué pero me pareces una persona capaz de hacer lo que haces en el relato.

    Me alegra mucho saber que todos habéis disfrutado con mi historia.

  9. Lunes,23 marzo, 2009 22:36

    Aixxxx me ha encantado

    Como soy un poco cortito al principio no entendia el por qué de esas palabras en colorines, al final me ha quedado claro

    precioso

  10. Lunes,23 marzo, 2009 22:45

    Dragonfly, tu nombre era difícil de encontrale hueco, y tres grupos actuando me parecía excesivo. Lo siento.

  11. Martes,24 marzo, 2009 20:07

    jajaj, fantástico!! muchas gracias por este regalo, realmente se te da bien!. me alegro de verte al pie de cañón, yo te sigo, aunque en silencio… 😀

  12. pat permalink
    Miércoles,25 marzo, 2009 00:33

    jejejejjejjejejjej!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  13. Miércoles,25 marzo, 2009 00:41

    Me alegra mucho saber que suceden tantas cosas entre charlas y cafés!!!

    Super bueno el relato, estuvo genial… muchas gracias por la mención.

    Un abracito.

  14. Viernes,27 marzo, 2009 18:19

    Jejejejeje, curiosa historia, la sonrisa ha estado de comienzo a fin.

    Sigue alimentando a tu imaginación, ya vemos que funciona excepcionalemente.

    Besos.

  15. Viernes,27 marzo, 2009 23:40

    Pues la verdad es que me ha encantado. Es todo un honor aparecer tantas veces en el relato (aunque todavía me pregunto si salgo bien parado,jajaja).
    Por cierto…alguna vez que otra he trabajado de portero de discoteca…eso no pasaría en mi ”garito” jajaja.
    Saludos!!!

  16. Malhena permalink
    Domingo,29 marzo, 2009 16:57

    Eres muy amable Juan.
    Un abrazo.

  17. Lunes,30 marzo, 2009 10:18

    Gracias por el relato 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: