Skip to content

Relato: Una noche

Domingo,15 marzo, 2009

No era mi mejor amigo, ni siquiera se podía considerar un amigo, dejémosle en un conocido. Pero ese día, sin planes a la vista, me pareció bien acompañarle hasta una ciudad cercana.

El había quedado con una reciente amiga para tomar algo. Una amiga que no las tenía todas consigo respecto a su amistad. Siempre iba acompañada de dos amigas que la protegían de las oscuras intenciones de su “nueva amistad”.

Por eso esta vez él quería pagarle con la misma moneda. Quería ir acompañado, formaba parte de su estrategia. A lo mejor,  ella, así, bajaba la guardia, y en la próxima cita podría intentar algo más, ir un paso más allá.

Llegaron al lugar de la cita, y todo era como mi “amigo” me había descrito. Allí estaban las tres, esperándole. Al vernos llegar a los dos juntos no pudieron evitar hacer comentarios entre ellas.

Lo había conseguido, las había sorprendido. Su cara mostraba una gran satisfacción. Se sentía ya el “rey de la noche”. Su primer objetivo estaba cumplido.

Nos acercamos a ellas, nos presentó, e inició la conversación. Se notaba que quería impresionarlas, dominaba la situación.

Yo me mantenía al margen, no tenía confianza suficiente para meterme en una conversación que  ya venía de antes.

Pero comencé a notar que mientras él dirigía sus palabras casi con total dedicación a “su objetivo”, sus amigas intentaban desviar su atención e intentaban hacerme entrar en juego. El les dedicaba, de vez en cuando, algún comentario, casi siempre en forma de gracia, de chiste malo. Pero ellas, prácticamente, le ignoraban. Se notaba que no les caía demasiado bien.

Casi sin darme cuenta se habían formado dos grupos distintos entre solamente cinco personas. Y sutilmente, empezaron a interrogarme sobre nuestra amistad, si salíamos mucho juntos, por qué no me habían visto nunca con él en el último mes…

Un mes. No se podía negar que era muy constante o que la chica le interesaba mucho.

Entonces comprendí que me estaba utilizando, que era consciente de que no inspiraba demasiada confianza entre las chicas y por eso intentaba otra estrategia para conseguir algo que por sí sólo todavía no había logrado.

En el tercer bar una de las amigas se fue. Así que quedamos dos parejas, o más bien, una pareja y dos acompañantes.

Y ahí sucedió todo.

Nos sentamos frente a frente, ellos y nosotros, su amiga y yo. Desde ese momento éramos como desconocidos.

Y  a mi alrededor desapareció todo. Sólo oía una dulce voz y veía unos ojos preciosos. Y su mano cogió mi mano. Y su boca besó mi boca. Y sentí lo que nunca había sentido. Y el tiempo desapareció. Hasta que uana voz nos dijo  que era hora de cerrar.

Entonces salimos al frío de la calle, y ella me dijo que viví allí al lado, que si quería acompañarla hasta casa y acabábamos la conversación.

Esa noche mi “amigo” volvió solo a casa.

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. Domingo,15 marzo, 2009 15:07

    ahhh, mi querido quierodormir, descubriste la erótica de una buena conversación, de las miradas… jeje, no lo siento por tu amigo, probablemente no se mereciera e esa chica. ¿qué pasó luego? La historia continuó, eh?

  2. Domingo,15 marzo, 2009 17:23

    Txispas, eres lista, sí señor.
    Pero te advierto una cosa, aunque me base en la realidad en algunos aspectos, todo aquello que titulo “relato” nunca es cierto al 100%.

  3. hoxingu permalink
    Domingo,15 marzo, 2009 18:08

    Eso se llama “triunfar”, ¡sí señor !
    Y sucede bastante más a menudo de lo que la gente se piensa, y suele ser muy especial- tal vez por lo inesperado y no premeditado del asunto-
    El juego de la seducción no es tan simple y tan directo como algunas personas se piensan; a veces resulta mucho más atrayente justamente lo contrario.
    ¡Ay!; esos tiempos…
    Un beso Juan.

  4. Lunes,16 marzo, 2009 12:25

    La vida siempre nos sorprende 🙂

  5. barrenado permalink
    Lunes,16 marzo, 2009 22:37

    A ver el día que logro que algún amigo se vaya a casa solito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: