Skip to content

Más recuerdos, una canción y un objetivo

Viernes,23 enero, 2009

Hoy, después de dejar a Mario en el colegio, tuve que ir a casa de mi padre. Un técnico de Hidroeléctrica me llamó ayer para quedar con él a una hora concreta en la que hubiera alguien, y como mi padre sigue fuera, en casa de mi hermana, me tocó ir a mi.

Llegué antes de la hora, así que me dio tiempo a recogerle la correspondencia del buzón, clasificarla, y tirar a la basura la publicidad y demás papeles inútiles.
Después, me puse a recorrer la casa hasta que llegaran los técnicos.

Entré en su habitación, donde tiene varias fotos: una del día de su boda, otra del día de mi boda, otra de mi hermana vestida de novia, y otra de mi madre. Tiene la fecha del 6 de Enero del 59, así que tenía, entonces, 23 años. Supongo que fue un regalo de Reyes que le hizo antes de casarse, no sé. El marco es de cuero repujado, debió de ser caro.

Recuerdo que la primera vez que Mario vio la foto, cuando ya hablaba, mi padre le fue preguntando, con una cierta picardía, quienes eran los de las fotos. Dejó ésta para el final, y cuando le preguntó quién era, Mario respondió sin dudarlo: “Mi tía”.
Luego, le explicó que era su abuela. Hasta ese momento creo que Mario no la había echado de menos.

Después fui a mi antigua habitación, y recordé que en la cena de los 25 años nos habían pedido fotos de grupo de cada una de las clases que nos hubieran hecho a lo largo de los años que permanecimos en el colegio a quienes las tuvieran, para hacer un libro conmemorativo. Tal libro, a día de hoy, no pasó por mis manos con lo que deduzco que no se hizo.
Yo recordé que posiblemente tenía dos de ellas, de cursos de la EGB de entonces, en casa de mi padre. Pero nunca había ido a buscarlas.
Hoy las busqué en donde yo pensaba que estaban. Pero no las encontré. Encontré cosas de las que me avergüenzo bastante, no puedo negarlo. Pero, bueno, serían cosas de la edad…

También encontré la letra de una canción que me encantaba en su momento escrita en un papel, y que hace mucho que no oigo.  Se llama “Copa rota” y es de Los Rodríguez, uno de mis grupos favoritos. Por alguna razón debí de escribirla, porque aún me la sé de memoria.

Entonces, llegaron los técnicos, y tuve que dejarlo.

Cuando se fueron, sin poder hacer nada, porque faltaban cosas en la instalación , me fui de la casa y cogí el coche. No sé muy bien por qué acabé en el Pico El Sol, el punto más alto del concejo. Desde él se ve el mar, todo Gijón, y si te das una vuelta de  360 grados, las montañas y el horizonte todo alrededor.
Ese horizonte que quiero tener en mi vida, y que ahora no lo veo.

No era el día mas apropiado para estar aquí. El coche se mueve como si fuera un barco, por culpa del viento y la lluvia. El camino de subida estaba lleno de ramas, y ahora la radio habla de la llegada de un ciclón, así que tendré que bajar.

Cuando venía en el coche escuchaba en la radio una tertulia sobre el cáncer. Inevitablemente me hizo recordar muchas cosas de mi madre.

Yo, desde mis 12 a mis 19 años recién cumplidos, cuando ella murió, era consciente de lo que estaba pasando, aunque nadie me lo dijera directamente.
Pienso, igualmente, que a mi madre tampoco se lo dijeron todo, y por eso no pudo luchar con todas sus armas contra el cáncer.
Yo quiero luchar contra mi enfermedad y quiero saber cómo.
Tengo que buscar ayuda, porque yo solo no puedo.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Viernes,23 enero, 2009 13:42

    Hemos de buscar ayuda si el peso es demasiado grande.

    También me gusta mucho esa canción. No muerdas la copa rota.

    Un beso

  2. Domingo,25 enero, 2009 02:24

    Al igual que Pat, los dos sois de una sinceridad envidiable.
    Sorprende leeros hablar con tanta facilidad de vuestro día a día y de los fantasmas pasados.
    Eso de alguna forma tiene que ser enriquecedor, ya me gustaría a mi poder hacer un ejercicio tan franco.
    Me ha parecido muy valiente el detalle de darle la url a tu pareja, espero que ella llegue a comprender la necesidad de descargar de algún modo las presiones a que te hayas sometido y que no se fije en los detalles personales que por muy íntimos que a ella le parezcan, no dejan de ser un testimonio anónimo más.
    Un saludo, espero que no cambies ahora que te sabes observado por alguien que es tan importante para ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: