Skip to content

Ansiedad

Lunes,19 enero, 2009

Ayer pasamos el día fuera.

Fuimos a dar lo regalos de Reyes a mis sobrinos, y como generalmente hacemos, nos encontramos a medio camino, comemos y pasamos el resto del día juntos.

Así los niños están juntos  más tiempo ya que a lo largo del año a penas se ven.

Al llegar a casa ya se pasaba la hora a la que Mario debería estar en la cama cuando el día siguiente es día de colegio. Como era tarde , él llegaba muerto de hambre y a la vez agotado del día y del viaje.

Pero después de advertirle desde el jueves que no dejara las cosas para última hora, ayer llegamos y tenía cuatro libros, que le habían dado el jueves en el colegio, para forrarlos y llevarlos hoy lunes. Son libros de lectura suyos pero que van a rotar durante el resto del año por las demás clases de su curso, o sea, doscientas manos infantiles van a manosear dichos libros.

El plan era que mientras él cenaba, yo forraba los libros, pero al ser tarde, al mismo tiempo preparaba una salsa que nos faltaba para la cena de mi mujer y yo.

No era una situación especialmente estresante, pero de repente me di cuenta de que no podía con ella. Entre las prisas, llegar del viaje, los libros, la cena, la hora, la salsa… mi corazón se empezó a disparar y sentía hasta como empezaba a echar humo por la cabeza.

Y me di cuenta, que no estoy bien, no tanto como yo pensaba que ya estaba.

Necesito hacer cosas, posiblemente empezar a trabajar, pero a la vez, no me veo capaz. Pienso que cualquier situación un poco apurada me desborda.

Vuelvo a pasarlo mal. Y el tiempo sigue pasando.

Anuncios
8 comentarios leave one →
  1. Lunes,19 enero, 2009 11:56

    Tenemos que darnos tiempo para estar bien. Yo también salto a la mínima y mi paciencia se ha reducido a un mínimo. Tan sólo confío en poder volver a esta bien algún día. Espero lo mismo para ti. Besos

  2. Lunes,19 enero, 2009 15:22

    Es fácil decir que necesitamos tiempo, y está claro que es así, pero lo duro es no saber cuánto.
    Y es más, acabo de leer un artículo en una revista sobre “Stress, Ansiedad, Depresión”, y en el apunta que el origen de estas enfermedades tan actuales, sobre todo a causa de la crisis, es la incertidumbre.
    Así que lo tenemos difícil.

  3. Lunes,19 enero, 2009 16:35

    Sí, la incertidumbre no ayuda. Como tampoco ayuda el hecho de saber que mientras tanto el tiempo pasa… y la vida con él.

  4. Lunes,19 enero, 2009 19:33

    No tengas prisa, que eso no ayuda, ve a tu ritmo, como puedas, como se suele decir “sin prisa, pero sin pausa”, no todo es sencillo en esta vida.

    Empieza por situaciones parecida a esa, por lo que cuentas un poco menos y ve superándolas.

  5. barrenado permalink
    Lunes,19 enero, 2009 22:17

    En momentos así, me ayuda mucho mi teoría de la manzana. Pienso en una y me imagino tragándomela entera. Imposible, luego bocado a bocado podría, pero aunque tarde más, si mastico cada bocado la comeré mejor.
    Quizás lo importante no sea el cuándo, sino el cómo.
    Vísteme despacio que tengo prisa dijo acertadamente aquel rey.
    Me sirve de mucho, pero sólo cuando lo pongo en práctica.
    Ánimo.

  6. Lunes,19 enero, 2009 22:27

    mmm…no soy médico, ni psicólogo, ni psiquiatra, pero creo que el motivo de tu ansiedad no fue el hecho específico del ajetreo del momento. Quizá aflorase en ese momento, pero no porque no seas capaz de afrontar esa situación o cualquier otra más compleja.
    A lo mejor soy el menos indicado para decir nada, no obstante, fíjate en la última frase del post (Y el tiempo sigue pasando), probablemente ahí esté el motivo real de todo.

  7. Raquel permalink
    Martes,20 enero, 2009 00:41

    El hecho de tomar conciencia de cómo estás ya es un enorme avance. Quizás en otro momento habrías seguido estresándote sin darte cuenta de tu estado y habrías terminado por reventar. Lo importante es que eres capaz de reconcer las señales. Ahora confía en que pronto todo pasará.

  8. Martes,20 enero, 2009 15:24

    Sois mejores que el siquiatra. No hay duda. Siempre estáis ahí, con palabras de apoyo o de reflexión.
    Hoy, a las ocho de la mañana me llaman para retrasarme la consulta del siquiatra del 23 al 30. Y van…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: