Skip to content

Yo sí sé esquiar

Martes,16 diciembre, 2008

Yo sí sé esquiar.

Aprendí, o fui la primera vez a la nieve, con cuatro años. Los Reyes  Magos nos trajeron a mi hermana y a mí unos esquíes de madera y unas botas de cuero. Ya hace de esto unos 40 años.

Y empezamos a ir todos los fines de semana. A veces sólo los sábados, a veces sólo los domingos. Y unos años más tarde, hasta nos quedamos a dormir el fin de semana cuatro o cinco veces (no todas el mismo año)

En aquella época, no esquiaba ni el 90% de la cantidad de gente que lo hace ahora.

Entonces se subía la ladera a pie, o en escalera o en cuña invertida con los esquíes puestos, por comodidad y menor esfuerzo. Hasta que aprendías a deslizarte y un día te atrevías con coger el remonte por primera vez. Si conseguías no caerte, era un triunfo, porque no había embragues como ahora, más bien se parecía a la salida del toro en los rodeos americanos.

-¿Estás listo? -preguntaba el operario.

-Sí – decías tú, con más miedo que vergüenza.

Y ¡zas!, allí salías medio metro por el aire. Si eras hábil al aterrizar, seguías, si te ibas al suelo y el tío estaba de buenas, te dejaba repetir, porque de aquella las subidas eran individuales, se pagaba por cada una.

Mi padre se animó, creo que por lo largo que se le hacía el día viendo lo bien que se lo pasaban sus hijos. Y se compró unos esquíes. Y empezó a esquiar. Nunca pasó de la cuña. Y para colmo tuvo un esguince de rodilla unos siete años después, lo que le obligó a dejarlo. No recuerdo cómo volvimos a casa esa vez.

Pero mi madre nunca esquió. Supongo que se pasaba el día paseando, preparando los bocadillos que nos comíamos diez horas más tarde de desaparecer en las pistas. Creo que nunca se lo pregunté. Nunca pensé en qué hacía mi madre tanto tiempo sola. Pero si la necesitaba para algo siempre la encontraba sin ningún esfuerzo. Era como si nos estuviera vigilando y siempre supiera dónde estábamos.

Años después, por su enfermedad, dejó de ir. Pero yo seguí esquiando con un amigo algo más mayor que yo, con el que iba en coche.

Luego sucedió la muerte de mi madre, y decidimos que lo mejor que nos podía venir en ese momento a los tres era ir una semana a los Pirineos, a disfrutar y olvidarnos un poco de los dos últimos meses, desde que ella no estaba.

Lo hicimos ese año y el siguiente, siempre la semana posterior a la de Reyes, por ser más barato y más tranquilo.

No lo dije todavía. El skí es mi pasión.

La siguiente vez que volví a esquiar una semana entera fue en los Alpes, varios años después. Fue en una pequeña estación de los Alpes del sur, y había un pequeño museo. Se mostraba la evolución del esquí a lo largo de los años. Empezaba con el esquí como manera de trasladarse por los Alpes en época de nieves, con raquetas hechas a mano, palos de madera y unas tablas que se ataban al pie por medio de cuero de los animales que aquella misma gente tenía. Era el origen del “esquí alpino”. También está el “nórdico”, para quien no lo sepa. Bueno, y el “Telemark”. Cuando empezaba a hablar del esquí como deporte, había material de la época, muy antiguo. Allí estaban expuestos unos esquíes de madera y unas botas de cuero como las que me habían traído los Reyes Magos cuando yo tenía cinco años.

P.D.- Esta entrada está inspirada en la entrada de mi amiga Pat http://miradadepat.wordpress.com/2008/12/16/no-se-esquiar/ que hizo que me emocionara y mi cabeza volviera al pasado unos momentos.

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. Martes,16 diciembre, 2008 17:12

    Las madres, esas vigías solitarias…

  2. hoxingu permalink
    Martes,16 diciembre, 2008 20:20

    Yo también, aunque tal vez ya ni me acuerde Juan. Pásate por mi balcón; te espera una sorpresa.
    Un beso grandote.

  3. Martes,16 diciembre, 2008 21:15

    Por cada palabra que dices se nota que realmente es tu pasión.
    Gracias por los books (: Me muero de ganas de leer Kafka en la orilla, que es el que me falta de Murakami. Besos!

  4. barrenado permalink
    Martes,16 diciembre, 2008 23:52

    Nunca me pregunté lo que hacía mi madre mientras tanto, pero también estaba allí, junto al coche cuando estaba bueno o dentro cuando estaba malo, justo en el momento en que yo llegaba.

  5. Miércoles,17 diciembre, 2008 03:19

    ¡Ejem, ejem! ¿Esquiar? Bueno, por estas latitudes la nieve es un fenómeno inusual y bastante efímero; así que… lo más cerca que he estado de esquiar es cuando, siendo niña, los Reyes me regalaron unos patines… jajaja. Y nunca fui capaz de hacerlo. Tenía tanto miedo a perder el equilibrio y caerme que me caía directamente… no sé si tendrá algo que ver una cosa con la otra, porque jamás me he puesto unos esquíes. Supongo que aún estoy a tiempo de aprender… ¿es divertido, peligroso…? ¡Qué miedito!

  6. pat permalink
    Miércoles,17 diciembre, 2008 15:22

    Me alegra mucho haber podido leer estos recuerdos. Un abrazo.

  7. Miércoles,17 diciembre, 2008 20:22

    Raquel, qué quieres que te diga yo.
    El ski es divertido, entretenido, difícil (hacerlo bien), muy exigente (si lo tomas como deporte, para divertirte sólo, no), sano (es un deporte que se realiza en la naturaleza a unas altitudes considerables), es peligroso (si no sigues unas normas y te metes donde no debes), pero es…lo MAXIMO. Las sensaciones que tienes esquiando son inigualables.
    Si sabes esquiar, sabes patinar. Y es como la bici, una vez que aprendes, no se olvida nunca más.
    Empieza a pensar en una vacaciones de invierno, en una estación pequeñita, haces un cursillo, lo pruebas. Si te gusta, te encantará. Si no te gusta, lo odiarás.
    Pero después de esquiar, en las estaciones se hacen muchas más cosas.
    Anímate.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: