Skip to content

Algo está cambiando

Martes,9 septiembre, 2008

Llevo unos días sintiéndome bien y durmiendo bien.

Creo que estoy en el camino de la recuperación de mi estado de ánimo.

De todas maneras quiero mantenerme un poco a la expectativa y no caer en el optimismo. Podría tratarse de “la mejoría que tiene el enfermo terminal antes de morir”. (Sé de qué hablo, por desgracia)

Esta semana será la piedra de toque para saber si me encuentro con fuerzas para volver al trabajo y normalizar mi vida por varios motivos: el martes tengo que ir a mi oficina a devolver el teléfono (seguro que nadie entiende esto, pero os aseguro que para mí es un hecho muy importante por el significado que tiene), el miércoles tengo el examen de la Mutua para ver si soy un fraude, el jueves empieza el colegio de mi hijo (con lo cual me quedaré más sólo que la una por las mañanas y será un reto saber si eso me va a afectar) y el jueves, también, vuelvo al médico, con lo que se me presenta la opción de pedir el alta por encontrarme bien.

Ahora mismo, mientras escribo esto, siento un cosquilleo en el estómago que desde hace dos o tres días no lo sentía, pero igualmente me estoy dando cuenta de que apenas me confundo de teclas al escribir este post.

Creo que algo está cambiando.

4 comentarios leave one →
  1. Martes,9 septiembre, 2008 18:52

    Dios quiera que así sea:

    ¿Un Mundo sin Dios?

    ¿Un mundo sin Dios?. ¡Jamás!, porque un mundo sin Él, no es mundo. Es el reino del averno. Si preferís aquél mundo sabed, de una vez sola, que podéis escoger del menú que os ofrecen las tinieblas o del menú que os ofrece el Dios de la vida. A vos y sólo a vos; corresponde convertiros en sepulcros llameantes o en sensatos hombres de luz, que como estrellas brillen, para que el Dios de la vida, os distinga antes de final de los tiempos. ¡Aleluya¡.!Aleluya¡. Amén.

    Un mundo sin DIOS, oscuridad es; pero con Él todo es luz
    Un mundo sin DIOS, muerte es; pero con Él todo es vida
    Un mundo sin DIOS, desolación es; pero con Él es compañía
    Un mundo sin DIOS, mentira es; pero con Él es verdad
    Un mundo sin DIOS, odiar es; pero con Él es reconciliación
    Un mundo sin DIOS, sojuzgar al hermano es; pero con Él, es reivindicación
    Un mundo sin DIOS, la guerra es, pero con Él, todo es paz
    Un mundo sin DIOS, no hay iglesia; pero con Él, reina esplendorosa
    Un mundo sin DIOS, efímero es; pero son Él, es tangible
    Un mundo sin DIOS, transitorio es, pero con Él, es eternidad
    Un mundo sin DIOS, proscribir la vida es, pero con Él, es defenderla
    Un mundo sin DIOS, sin esperanza es, pero con Él, todo es esperanza
    Un mundo sin DIOS, condenación es, pero con Él, nadie se condena
    Un mundo sin DIOS, blasfemia es; pero con Él, pura ofrenda
    Un mundo sin DIOS, herejía es; pero con Él, todo es perdón
    Un mundo sin DIOS, ateísmo es; pero con Él, todo es Cristo
    Un mundo sin DIOS, relativismo es; pero con Él, ya no hay “dioses”
    Un mundo sin DIOS, soledad es; pero con Él, todo es Iglesia
    Un mundo sin DIOS, hedonismo es; pero con Él, es humillación
    Un mundo sin DIOS, placer es; pero con Él, es arrepentimiento
    Un mundo sin DIOS, asincronía es, pero con Él, todo es sincronía
    Un mundo sin DIOS, vanidad es, pero con Él, hay nobleza
    Un mundo sin DIOS, libertinaje es; pero con Él, es libertad pura
    Un mundo sin DIOS, silencio es; pero con Él; todo es alegría
    Un mundo sin DIOS, falsa belleza es; pero con Él, es belleza del alma
    Un mundo sin DIOS, dolor es; pero con Él, todo es bálsamo que sana
    Un mundo sin DIOS, llanto amargo es; pero con Él, es dulzura de llanto
    Un mundo sin DIOS, pena es; pero con Él, fortaleza es
    Un mundo sin DIOS, sufrimiento es; pero con El, es esperanza
    Un mundo sin DIOS, rechazo es; pero con Él, aceptación
    Un mundo sin DIOS, rencor es; pero con Él es reconciliación
    Un mundo sin DIOS, avaricia es; pero con Él es todo compartir y dar
    Un mundo sin DIOS, rechinar de dientes es, pero con Él es la vida eterna

    ¿Un mundo sin Dios?. ¡Jamás!, porque un mundo sin Él, no es mundo. Es el reino del averno. Si preferís aquél mundo sabed, de una vez sola, que podéis escoger del menú que os ofrecen las tinieblas o del menú que os ofrece el Dios de la vida. A vos y sólo a vos; corresponde convertiros en sepulcros llameantes o en sensatos hombres de luz, que como estrellas brillen, para que el Dios de la vida, os distinga antes de final de los tiempos. ¡Aleluya¡.!Aleluya¡. Amén.

    © 2008 by Luis Ernesto Chacón Delgado

  2. quierodormir permalink
    Miércoles,10 septiembre, 2008 10:36

    Respeto a todo el mundo y sus opiniones. No tengo nada contra nadie, o casi nadie.
    Pero este comentario, lo siento, me asusta un poco.

  3. itjustbegan permalink
    Jueves,11 septiembre, 2008 16:51

    o_O
    A mi el primer comentario también me da miedo.

    Te leo bastante optimista a ti también. 🙂 Eso siempre es bueno, a ver si sigue bien la cosa…
    Para mi ya se ha torcido jejeje pero bueno, eso suele pasarme amenudo… ánimos arriba, es lo que toca, y a buscar otras soluciones.

    Besos 🙂

  4. Jueves,11 septiembre, 2008 20:39

    “No tengais miedo; Dios os hará libres”(JP II). Para ese miedo:

    EL AMOR

    “Si yo hablo en lenguas de hombres y de Ángeles, pero no tengo Amor no soy mas que un tambor que resuena o un platillo que hace ruido. Si comunico mensajes recibidos de Dios, y conozco todas las cosas secretas, y tengo toda clase de conocimientos, y tengo toda la fe necesaria para quitar los cerros de su lugar, pero no tengo Amor, no soy nada.

    Si reparto todo lo que tengo, y si entrego hasta mi propio cuerpo para ser quemado, pero no tengo Amor de nada me sirve. El que tiene Amor, tiene paciencia, es bondadoso y no envidioso; no es presumido ni orgulloso. No es grosero ni egoísta, no se enoja ni es rencoroso. No se alegra del pecado del otro, sino de la verdad. Todo lo soporta con confianza, esperanza y paciencia.

    El Amor nunca muere. Vendrá el tiempo en que ya no se tendrá que comunicar mensajes recibidos ni se necesitara el conocimiento. Pues conocemos solamente en parte, y en parte comunicamos el mensaje divino; pero cuando conozcamos en forma completa, lo que es en parte desaparecerá.

    Cuando yo era niño, hablaba, pensaba y razonaba como niño, pero cuando ya fui un hombre deje atrás las cosas de niños. De la misma manera, ahora vemos las cosas en una forma confusa, como reflejos borrosos en un espejo; pero entonces las veremos con toda claridad.

    Ahora solamente conozco en parte, pero entonces voy a conocer completamente, como Dios me conoce a mi. Asi pues, la Fe, la Esperanza y el Amor duran para siempre; pero el mayor de estos tres es el Amor.”
    ______________________

    San Pablo, Primera carta a los Corintios, capitulo 13.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: