Skip to content

Magia y mar

Domingo,10 agosto, 2008

Ayer, en los “Jardines de la Reina” había espectáculo de magia. El último de una semana dedicada a la magia.

El año pasado vi el espectáculo que este mismo mago presentó y cuando supe que volvería este año no quería perdermelo. Nos dejó impresionados.

La magia es algo que me entusiasma desde pequeño. Uno de mis primeros regalos de “Reyes” fue una caja de “Magia Borrás”. Luego lo iba ampliando con otros trucos. Todos los años en la Feria de Muestras se ponía un stand en la galería comercial que traía un truco nuevo. Lo iba a ver y si me convencía, lo compraba.

El año pasado el truco final de la actuación fue espectacular. El mago se introducía, con una camisa de fuerza puesta, en una jaula de barrotes de un metro de altura. Sobre la jaula se subía su ayudante, una mujer de considerables dimensiones. Esta cogía un aro con una tela que bordeaba la jaula y la iba elevando poco a poco hasta que cubría la jaula con ella encima. Justo en el momento que sus brazos alcanzaban el punto más alto se iniciaba el descenso del aro y, entonces, quien sostenía el aro era el mago, la ayudante había desaparecido. Cuando el aro llegó al nivel del suelo dentro de la jaula en la que se había metido el mago estaba un mastín de 50 Kg.

Este año, prometía. Se metió dentro de una caja de madera, encadenado con siete candados cerrados por gente del público. Unos carpinteros clavaron con puntas las seis caras de la caja con él ya dentro, y lo sellaron con plástico, enrollándolo alrededor de la caja.

Otro señor del público mantenía los siete candados utilizados para atar las cadenas al mago. Una vez sellada la caja se guardaron los candados en una caja fuerte. Sobre la caja donde permanecia el mago se suspendió un coche con un grúa. Se suponía que le daban tres minutos para escaparse, pero a los dos minutos el coche se precipitó sobre la caja destrozándola. Entre los tableros destrozados sólo aparecieron las cadenas con los candados puestos.

El mago apareció abriendo la caja fuerte donde se habían guardado las llaves.

Todo esto y lo del año pasado se realizó sobre una tarima de madera, rodeada de gente y transeúntes en una plaza pública. sin grandes aspavientos ni lujos escénicos, ni nada de nada. Pura magia, o ilusionismo, da igual.

Hoy tuve que ir con mi hijo de cinco años a buscar esa caja de trucos de magia que lleva guardada en casa de mi padre más de 25 años. Parece ser que a él también le entusiasmó.

Después de la actuación, y cuando la gente se dispersó vino a mí una idea que llevaba años queriendo realizar: ver el Elogio del Horizonte desde el mar. El día era precioso, soleado, sin viento, el ideal para hacerlo. Así que nos sacamos los billetes y a la mar.

Gijón del alma

Elogio del Horizonte - E. Chillida

Elogio del Horizonte - E. Chillida

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Martes,18 noviembre, 2008 17:41

    Esa foto me recuerda mi visita a Gijón el año pasado. Cómo me gustó Asturias!!!

    Me estoy leyendo tu blog para ver la evolución, y a veces me recuerdas mucho a mí…

  2. quierodormir permalink
    Martes,18 noviembre, 2008 18:23

    No me extraña, ¿cómo no te va a gustar Asturias?
    ¿Hay alguien a quien no?
    A ver, que lo diga.
    Gracias por tu visita, ya sé por lo que lei en tu blog que andamos en una situación parecida, pero lo superaremos, ¿verdad?.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: